Homilies‎ > ‎

Homilía 22 Domingo Ordinario 28 de agosto de 2010

posted Sep 9, 2010, 5:07 PM by St Marys Huntingburg

22 Domingo Ordinario

St. Mary's, Huntingburg

28 de agosto de 2010

 

 

¨El que se engrandece a sí mismo, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido.¨

 

            Nuestro Dios es un Dios humilde.

Todopoderoso ... claro que sí.

El Creador de los Cielos y de la Tierra ... claro.

El Señor de los vivos y de los muertos ... sí.

Todo eso ... y más ... pero, al mismo tiempo ...

Nuestro Dios es un Dios humilde.

            Nuestro Dios es humilde ...

... porque Él ama a sus creaturas ...

... porque le alegra recibir nuestras ofrendas que no añaden nada a su majestad ...

Nuestro Dios es un Dios humilde ... porque es paciente y comprensivo y cariñoso ... con su criaturas ... y con los pecadores ... y con los ingratos ... como nosotros.

            Nuestro Dios es un Dios Todopoderoso ... pero, al mismo tiempo ... Él es un Dios humilde.

 

            Nuestro Señor Jesucristo es un Señor humilde.

Claro ... es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad.

Es el Único Hijo de Dios Padre.

Y está en los Cielos sentado a la derecha del Padre ...

Pero ... al mismo tiempo ... Nuestro Señor es un Señor humilde.

            Él es un Señor humilde ... porque decidió andar entre nosotros humanos en un cuerpo como el nuestro con todas su debilidades ....

Es un Señor humilde ... porque se sentaba con los pobres, con los afligidos, con los pecadores ...

Nuestro Señor es un Señor humilde porque aceptó la voluntad de Dios Padre ... vivió y murió según la voluntad de su Padre Celestial ... hasta aceptar la Cruz ... el inocente por los culpables ... el Señor por sus siervos ... el maestro por sus discípulos ...

Todo eso porque Nuestro Señor es un Señor humildísimo ...

 


¨El que se engrandece a sí mismo, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido.¨

 

            La soberbia era la causa de la caída de los demonios ...

Eran ángeles de la luz ... hasta que su soberbia los hizo caer.

La Soberbia transforma ángeles en demonios.

            La Soberbia es la razón por la que Adán y Eva fueron echado del Paraíso.

Ellos vivían en la Jardín ... caminando con Dios en harmonía.

Pero, llenos de la soberbia, tomaron la fruta prohibida ...

Y, por lo tanto, era la soberbia por la que fueron expulsado del Paraíso.

 

¨El que se engrandece a sí mismo, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido.¨

            Nuestro Señor nos llama a la humildad ... y por lo tanto... nos cuenta esta parábola en el evangelio de hoy sobre gente buscando el lugar principal en los banquetes ... gente que quiere que los  demás los miren con envidia ... por sus posiciones ...

Y, eso puede ser nosotros ... ustedes y yo ... queriendo que los demás nos envidien por lo que tenemos .. o por nuestras apariencias ... o por nuestro coche o nuestra casa ...

Pero, al final, esas formas de la soberbia son casi nada ...

La soberbia verdadera es algo diferente ...

            La soberbia verdadera es pensar que sabemos mejor que Dios mismo ...

Esa es la soberbia de los ángeles caídos ...

Es la soberbia de Adán y Eva ...

La soberbia verdadera es pensar que sabemos mejor que Dios mismo ...

... cuando pensamos que podemos vivir como queremos ... según nuestros deseos en vez de los mandamientos de Dios ... en vez de la enseñanzas de Jesús ... en vez de la enseñanza de su iglesia ...

La soberbia verdadera es pensar que nuestro tiempo es tan importante que no lo tenemos para adorar a Dios, ni para alabarlo, ni para agradecerlo.

La soberbia verdadera es pensar que si la cosas en nuestras vidas no pasan como queremos ... si no tenemos lo que nosotros pensamos que necesitamos en este momento ... bueno, pues, es obvio que Dios no nos cuida ... o que Dios no existe ... o que Él es demasiado tonto para saber lo mejor ...

... porque nuestros planes y nuestras ideas y nuestras voluntades son mejores que los de Dios.

Esa ... Esa es la soberbia ... la soberbia verdadera ...


 

¨El que se engrandece a sí mismo, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido.¨

 

            La humildad verdadera ante Dios, por otra parte, significa obediencia a sus mandamientos,  vivir en la manera que enseñó Jesús y que enseña hoy día su iglesia ...

La humildad verdadera significa adorar a Dios ... y alabarlo ... y agradecerlo ... no porque Él lo necesita ... sino que porque nosotros necesitamos hacerlo ... y porque Él lo merece.

La humildad verdadera significa confiar en Dios ... y aceptar su voluntad ... y mantener la fe aún aun las situaciones más difíciles.

Porque Dios es Dios ... y nosotros no somos.

Esa es la humildad verdadera.

 

 

            Y, en la humildad ... hay la paz.

De hecho ... solamente en la humildad ante Dios, hay la paz.

Porque con la humildad, nos hacemos como debemos ser ... aceptando a Dios como nuestro Señor, Rey, y Padre  ...

En la humildad, hay paz en esta vida ... y la paz eterna en la vida celestial.

Comments